¿Qué es el Greenwashing?

¿Empresas preocupadas por el medio ambiente de verdad, o solo es una estrategia de marketing? ¿Sabías lo que es el greenwashing? ¡Sigue leyendo para informarte de esta práctica tan extendida hoy en día!

 Es una realidad que el objetivo último de cualquier empresa es vender más para generar más ingresos. En los últimos años se ha puesto ‘de moda’ la sostenibilidad, lo ecológico y lo orgánico y existe un sector creciente de la población cada vez más preocupado por el cambio climático y por el impacto de sus acciones en el mundo. Por ello, este sector prefiere comprar cosas ‘eco’ aunque estas supongan una inversión mayor. En concreto, según Nielsen, un 81% de los millennials estaría dispuesto a pagar más por productos más saludables o que respeten el medio ambiente. Esto es un dato que las grandes empresas conocen y que no pasan por alto, pues es una oportunidad de negocio muy importante. Y es aquí cuando nace el Greenwashing.

Greenwashing
Photo by Brian Yurasits on Unsplash

¿Qué es el Greenwashing?

Empresas que dicen ser eco-friendly pero no lo son

La palabra greenwashing proviene del inglés ‘green’ (verde) y ‘washing’ (lavado), lo que se podría traducir como ‘lavado verde’. Con este término se quiere hacer referencia a una práctica muy extendida entre grandes empresas en las que, con tal de vender más o llegar a un target más preocupado por la sostenibilidad, empiezan a fabricar u ofrecer productos aparentemente más ‘eco’, cambian su packaging por otros en los que predomina el color verde y las palabras eco/natural/verde… Todo ello para mejorar su reputación, dar una imagen más sostenible y captar la atención de ese público objetivo.

Y os preguntaréis, ¿qué problema hay en ello? El problema reside precisamente en que la mayoría de estas empresas en realidad no tienen una gestión sostenible ni están realmente preocupadas por el impacto de sus acciones en el planeta, pero se venden como responsables y ecológicas para vender más, lo cual supone un engaño al consumidor. Y es que una cosa es proyectar la imagen de ’eco-friendly’ solo porque vende más y otra muy distinta es serlo de verdad.

Y si no, piénsalo: hoy en día, más que nunca, vemos en la TV, en Internet, en las redes sociales, en los supermercados, etc. mensajes de compromiso con el planeta por parte de muchísimas empresas. Pero ¿cuántas de ellas están realmente comprometidas con la causa?

Principales tipos de Greenwashing

Algunos de los ejemplos más típicos de Greenwashing son los siguientes; seguro que te sonará más de uno:

  • Vaguedad: cuando se utilizan conceptos muy amplios para enviar un mensaje concreto y hacer creer que ese producto es más respetuoso con el medio ambiente. ‘Producto 100% Natural’, ‘Verde’, ‘Eco’ son conceptos vagos que encontramos en la etiqueta de muchísimos productos y que no significan nada, pero pueden inducir a error.

  • Etiquetas falsas o falta de certificación: para que un producto sea eco, de verdad, o cruelty free, por ejemplo, tiene que llevar una certificación. Estas certificaciones son garantía de que lo que estamos comprando es verdaderamente eco-friendly y que no estamos siendo víctimas del greenwashing.

  • Compensación: muchas veces las empresas intentan resaltar una característica que sí es eco, para ocultar muchas otras que no lo son. Por ejemplo, recientemente McDonalds ha anunciado que dejará de utilizar pajitas de plástico (que está bien) pero es solo la punta del iceberg, ya que como empresa su impacto medioambiental es tan negativo que esta acción por sí sola no significa nada. O los supermercados que dejan de vender bolsas de plástico porque ‘contaminan el medioambiente’ pero toda su fruta está envuelta en plástico.

  • Falta de pruebas: cuando las empresas afirman algo que no puede ser comprobado como, por ejemplo, que algo se ha fabricado con plástico reciclado.

  • El mal menor: por ejemplo, cuando un supermercado cambia sus bolsas de plástico por otras de papel o biodegradables con mensajes de sostenibilidad, pero esto solo nos distrae del verdadero problema que son los productos de usar y tirar.

Como consumidor, ¿qué puedes hacer contra el greenwashing?

Yo misma he caído en la trampa del greenwashing: antes de empezar en el zero waste y cuando no disponía de tanta información al respecto era mucho más fácil que me engañaran. Por eso ahora solo apuesto por empresas y marcas que de verdad son eco y que de verdad se preocupan por el medio ambiente. Y es que la sostenibilidad no es solo un truco de marketing: hay empresas que sí cumplen con los requisitos para recibir certificaciones, que utilizan packaging sostenible de verdad, que estudian todas las fases de la cadena de valor y que tratan de reducir el impacto en todas ellas o que solo trabajan con proveedores que compartan sus mismos valores.

 

Por ello, antes de comprar algo que se promociona como sostenible, infórmate, busca pruebas, etiquetas o certificaciones, no te creas todo lo que dicen y siempre piensa en global, analizando la empresa en su conjunto y no quedándote únicamente con que ofrece una gama de productos sostenibles. Ya que hoy en día rara es la multinacional que no destaca por sus mensajes de compromiso con el planeta; ¡no te dejes engañar!



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Cintia Guich Nonis.
  • Finalidad  Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Webempresa Europa S.L.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.