LOGO VERSIO 2-01.png

¡Por un mundo más sostenible! 

  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono Pinterest

© 2020 Mundo Sin Residuos

Información Copyright 

Las maravillosas ilustraciones que encontrarás en este blog son obra de Milena Villar (una artista). Si te gustan, puedes compartirlas, siempre que cites su origen. ¡Gracias! 

  • Cintia

organiza tu vida hacia el residuo cero

Actualizado: 4 de nov de 2018

La teoría está clara, pero lo difícil es la práctica. Practicar activamente esto del residuo cero, sin morir en el intento, ¿lo ves poco factible? Os cuento qué cambios he introducido yo en mi vida y cómo me organizo la semana para alcanzar una vida más sostenible.


Queremos un mundo más sostenible, pero lo cierto es que nuestra vida tiene que ser sostenible también. Tenemos, pues, que encontrar el equilibrio; algo que a nosotros nos vaya bien y también le vaya bien al medio ambiente. El elevado ritmo de vida al que estamos sometidos puede hacer que en algunos momentos desees mandarlo todo a tomar viento (dicho finamente) y quieras volver a la facilidad de los productos desechables. Pero todo es cuestión de saberse organizar y de ser consistente.


¿Qué cambios he implementado yo y cómo me organizo mi día a día?


1. Haz tu propia auditoria sobre tu consumo de plásticos

Lo primero que hice fue analizar mi día a día, repasando y apuntando en una hoja todo lo que hacía en un día normal para ser consciente de los residuos que generaba (especialmente plásticos): me levanto, voy al gym, desayuno, me ducho, voy a trabajar, etc. y así tuve una primera toma de contacto con mi realidad. Entonces analicé qué cosas podía reducir fácilmente y qué me podía costar más trabajo de eliminar. Por ejemplo, las botellas de plástico era lo primero que eliminé, porque fue lo más sencillo para mi. Es cuestión, pues, de conocer la realidad de cada uno y adaptarse a ella. Esta es también una buena manera de darse cuenta de que en el día a día de cualquier persona intervienen demasiados plásticos, la mayoría de los cuales pueden ser eliminados de forma sencilla.


2. Empezar por lo fácil para ir a más

Yo misma empecé por los 4 puntos que os comenté en esta entrada. Era lo más fácil y una manera de ver rápidamente el gran impacto que podía generar con simples actos. Eso me motivó, y luego quise ir a más. Así que posteriormente y, progresivamente, he ido intentado reducir mi generación de desechos en otros ámbitos: en la cocina, cuando hago la compra, en el baño, en mi maquillaje, etc. Os pongo algunos de los ejemplos que he llevado a cabo, pero dedicaré más tiempo a explicaros en más profundidad cómo reducir residuos en diversos ámbitos de la vida en otras entradas:

  • Comprar a granel: esto fue un gran descubrimiento para mi, además de que me encanta como se ve mi alacena con mis botes de cristal (reutilizados) con su etiqueta blanca indicando qué hay en su interior. Además he ahorrado dinero, pues comprar a granel suele salir más a cuenta y dura mucho más lo que compras. Cosas que compro a granel: arroz, quinoa, trigo sarraceno, lentejas, avena, soja texturizada, y un etcétera que cada vez es más largo. Frutos secos, tés e infusiones... ¡casi todo se puede comprar a granel!

  • Jabones sólidos: en la ducha todo era plástico: champú, acondicionador, gel. Descubrí que existen champús, acondicionadores y geles sólidos, lo que permite quedarte con la esencia del producto eliminado packaging innecesario.

  • Limpieza de la casa a granel: cuando se me acaban los productos de limpieza, en lugar de tirar el envase y comprar uno nuevo, descubrí que existen tiendas donde puedes adquirir todo tipo de productos de limpieza a granel. Rellenar y listo.

  • Tarros de cristal: antes los tiraba en el contenedor de vidrio, pero ahora los limpio y los guardo, porque me sirven para todo: voy a hacer la compra a granel con ellos, los uso para guardar comida en la nevera o congelador, a modo de tupper para llevarme el almuerzo al trabajo, etc.

Y más.... ¡que os explicaré en otras entradas con más detalle!


3. Organización

Para mi ha sido igual de importante conocer qué cosas podía cambiar, como organizar mi vida hacia ese cambio. Por ejemplo, para poder llevar mi comida cada día al trabajo en mi tarro de cristal, cocino el domingo por la tarde la comida de la semana (solo la del mediodía) y así tengo las tardes entre semana libres para hacer otras cosas. No os penséis que me paso toooda la tarde cocinando. A lo sumo, le dedico 1 hora o hora y media, con limpieza de la cocina incluida. ¿Mis trucos?

  • Repetir el menú: normalmente hago 1 comida ''pequeña'' y 2 comidas ''grandes'', que son las que repito. Total, preparo 3 menús distintos para 5 mediodías.

  • Multitasking: mientras se hierve el arroz, preparo el sofrito, limpio la olla y pelo las patatas. Voy limpiando a medida que ensucio y así luego no supone tanto trabajo.

  • Ensaladas y platos frescos: por lo menos 1 de esos menús de los que os hablaba siempre es una ensalada o ''plato frío''; el tiempo de preparación de un plato frío es mucho más corto, lo que te da más tiempo para otras cosas, además de que la comida cruda o poco cocinada, en general, es mejor para mantener sus propiedades y nutrientes. (nota: por si os lo preguntabais, soy pescovegetariana, con lo que no consumo carne pero sí pescado, pero tampoco tomo leche animal).

Lo mismo con la compra: me marco como objetivo no hacer más de una compra grande (es decir, de cosas a granel) al mes (aunque muchas veces voy cada mes y medio o incluso dos porque me dura mucho lo que compro). Hago una sola compra a la semana, principalmente de frescos, pan y huevos, y siempre con la lista de la compra para evitar comprar cosas que no necesito o comprar de más, con lo que reduzco al máximo la comida que tengo que tirar a la basura (aunque orgánico, no deja de ser un desecho y, si puedo reducirlo todo lo que pueda, mejor que mejor).


Por último, de aquella auditoria que hice al principio de los tiempos, todo lo que veo que solía comprar y que puedo hacer yo misma en casa sin que me suponga mucho tiempo o esfuerzo, lo hago. ¿Cosas que me hago yo misma a día de hoy? (aunque espero que la lista aumente con el tiempo) Principalmente hummus y hamburguesas vegetarianas. 1 vez al mes preparo en grandes cantidades y congelo lo que no vaya a consumir inmediatamente esa semana.


Conclusión: se trata de organizarse de tal manera que el ''zero waste'' no te quite tiempo de tu día a día o te acabe agobiando. Complementar una cosa con la otra y encontrar el propio equilibrio es la clave.


85 vistas