LOGO VERSIO 2-01.png

¡Por un mundo más sostenible! 

  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono Pinterest

© 2020 Mundo Sin Residuos

Información Copyright 

Las maravillosas ilustraciones que encontrarás en este blog son obra de Milena Villar (una artista). Si te gustan, puedes compartirlas, siempre que cites su origen. ¡Gracias! 

  • Cintia

¿menstruación sin residuos? ¡claro que sí!

Actualizado: 20 de nov de 2019

Todas pasamos por este momento una vez al mes y puede parecer imposible no generar residuos durante ella. Pero lo cierto es que existen muchas alternativas eco-friendly a compresas y tampones. ¡Sigue leyendo para enterarte!


Algo que siempre me preocupaba era la cantidad de compresas y tampones que llegaba a desechar cada mes durante mi periodo. Además, personalmente mi flujo menstrual es muy abundante, con lo que cada dos por tres tenía que estar cambiándome de compresa/tampón. Todos esos desechos que generamos al mes billones de mujeres no se pueden reciclar, lo que significa una ingente cantidad de residuos que muy probablemente terminen en vertederos o en nuestros mares y océanos, tardando años en biodegradarse, si es que alguna vez lo hacen.

Podríamos decir que de media una mujer utiliza 15 compresas/tampones cada mes durante su periodo (tirando muy a lo bajo, y teniendo en cuenta que cada mujer y periodo (duración, flujo) es un mundo). 15x12 meses = 180 compresas/tampones al año por mujer. Por unos 3.5 billones de mujeres en el mundo = 630 billones de desechos anuales que acaban en vertederos/mares/océanos. Y esto sin contar los ''extras'' que conlleva el uso de este tipo de productos: envoltorios de compresas, aplicadores de tampones y demás (todo plástico).


La composición de estos productos incluye poliéster, tanto en tampones como en compresas, además de petrolatos y otros derivados del petróleo. Y, una vez usados, aún hay mujeres que tiran los tampones por el WC, terminando directamente en ríos, mares y océanos. En el mejor de los casos, si los tiramos a la basura, su destino será un vertedero, donde la falta de oxígeno hará que no se degraden en años. Personalmente, ninguna de las opciones me parece demasiado alentadora.


Alternativas para una menstruación eco-friendly


Copa menstrual

Mi primer cambio lo realicé hace 3 años, cuando dejé de usar tampones y me pasé a la copa menstrual. En ese momento mi preocupación principal no era ''medioambiental'' (que también), sino que lo hice más bien por mi salud y la de mi V. Con los años me doy cuenta de la cantidad de tampones que he ahorrado al medioambiente con ese pequeño cambio y la cantidad de dinero que me he ahorrado (porque todas sabemos que los tampones no son especialmente baratos).

Pero, ¿qué es una copa menstrual? Si bien su uso se está generalizando, puede que haya mujeres que aún desconozcan esta alternativa. La copa es un recipiente de silicona que se introduce en la vagina durante la menstruación, recogiendo la sangre (en lugar de absorbiéndola como los tampones). Luego simplemente tienes que verter el contenido, enjuagarla con agua y volvértela a colocar.


Pros: ideal para reglas abundantes; la puedes dejar hasta 12 horas y es genial para hacer deporte, nadar o hacer cualquier actividad acuática. Es reutilizable y puede durar hasta 10 años. Ahorras dinero, pues en unos meses ya has amortizado la inversión (que como máximo será de 20€).

Contras: en mi opinión, no los tiene. Pero hablando con amigas y conocidas que también la usan, a veces puedes tardar meses en aprender a colocártela correctamente al 100%. Pero como todo, es cuestión de tiempo y a la que le coges el truquillo es realmente un invento increíble.


Ropa interior absorbente

En mi caso con la copa no es suficiente, especialmente los días de más sangrado: necesito una protección adicional para posibles perdidas. Por ello, durante años he seguido usando compresas como backup a la copa. Pero me daba mucha rabia tener que seguir usando productos de un solo uso durante mi menstruación, así que este año empecé a indagar sobre alternativas a las compresas normales.

  • Bragas para el periodo: esta es la opción por la que yo me he decantado y estoy encantadísima. Se trata de unas bragas (aunque también las hay en versión tanga y otros formatos de ropa interior) que absorben el flujo menstrual. Pueden absorber hasta el equivalente a dos tampones (depende también del tipo de braga que quieras). Yo las compré en THINX: empecé con una braga normal y un tanga (para los últimos días del período, cuando normalmente me tenía que poner un salvaslip) para probar si me funcionaba bien, y ha resultado ser otra de las mejores inversiones de mi vida. Tanto que hace poco me compré otro par. Son súper cómodas y, si no fuera por los dolores menstruales, te puedes llegar a olvidar de que tienes la regla. Una vez usadas, las enjuagas bien y las lavas en la lavadora o a mano, como prefieras. Hace poco encontré la web de COCORO, otra marca (española en este caso) que vende el mismo concepto de bragas para la regla.

  • Compresas reutilizables de tela: tan sencillo como lavarlas una vez usadas. Personalmente no las he usado nunca, pero estoy segura de que pueden ser una buena alternativa. No descarto hacerme con alguna algún día, pero de momento con mis bragas absorbentes y la copa tengo más que suficiente.



Esponjas marinas menstruales

Toda una novedad para mi, pues desconocía que existieran hasta que me puse a indagar más sobre alternativas ecológicas. Pero si nos paramos a pensar, las mujeres han utilizado este tipo de recursos durante siglos antes que nosotras. Cuando comento esta alternativa a amigas, se extrañan: ¡como te vas a meter una esponja por ahí abajo! Y es que nuestra sociedad nos ha metido en la cabeza que sí es normal meterte un cilindro que lleva plástico y ves-a-saber-qué-más por ahí, pero que es raro introducirte una esponja marina (lo más natural del mundo) para absorber la sangre. Curioso, si más no.

Se tratan de esponjas marinas que se colocan en la vagina igual que un tampón, con la ventaja de que son 100% naturales y biodegradables, reutilizables (se enjuagan y se lavaban bien y se vuelven a usar) y permiten tener relaciones sexuales durante el periodo. No las he usado nunca, pero si alguien que las utilice quiere dejar su opinión en un comentario, ¡será más que bienvenida! Puedes seguir leyendo más sobre esta alternativa aquí y aquí.


¡OJO! Hay esponjas sintéticas que se desechan tras su uso, con lo que NO son buenas alternativas si lo que quieres es reducir los residuos generados durante la regla.


Mi consejo: si eres de las que tiene poco flujo y con tampones ya aguantas, la copa puede ser tu mejor aliada (o la esponja). Pero si como yo necesitas un refuerzo extra, cualquiera de las alternativas (compresas de tela o bragas absorbentes) puede ser una buena opción. Económicamente, las compresas son más baratas, pero como concepto me parece mucho más innovador el de las bragas absorbentes. ¡Es cuestión de probar y ver qué te va mejor a ti!