Haz tu compra zero waste

Trucos para llevar la mentalidad zero waste a donde todo empieza: el momento de hacer la compra.

Al fin y al cabo, el residuo cero empieza en el momento en el que estás en el super. Si cambias tu forma de comprar, verás reducidos los residuos que generas sin necesidad de llevar a cabo grandes esfuerzos.

¿Cómo empezar a realizar compras residuo cero?

 

1. Haz la lista de la compra

Primer paso imprescindible para evitar comprar cosas innecesarias. Antes de comprar cualquier cosa, analiza tu despensa y piensa qué precisas. En mi caso, como suelo prepararme el almuerzo de la semana los domingos por la tarde, ya me planifico lo que quiero comer esa semana para comprar a conciencia. De este modo, consumirás lo que compras y no tendrás que tirar comida que se te haya puesto mala en la nevera o se haya caducado en tu despensa.
 

2. Acostúmbrate a llevar tu bolsa reutilizable 

Si vas a realizar la compra de la semana, antes de salir de casa recuerda coger tu bolsa reutilizable. Como ya habrás hecho la lista de la compra previamente ya sabrás si con una sola bolsa tienes suficiente o si necesitarás más de una. Si de lo contrario has parado un momento por el super de camino a casa y no lo tenías previsto, cuando estés en el cajero, si ves que puedes cargar con la compra en la mano o que te cabe en el bolso/mochila, entonces di que no a esa bolsa de plástico tan tentadora.

Como todo, es cuestión de acostumbrase; una vez te hayas acostumbrado a comprar con tu bolsa reutilizable será algo automático y nunca saldrás de casa sin ella

Compra sin plástico

3. Cómo comprar frutas y verduras

Mucha gente me pregunta cómo hago para comprar la fruta y la verdura, que siempre tienes que pesarla en esas odiosas bolsas de plástico cuya vida útil es mínima. Bien, en primer lugar, opto por comprar la fruta y la verdura en una frutería, donde hay más opciones a granel. Si solo voy a coger 1 unidad de lo que sea (como solo compro lo de la semana, no suelo comprar mucho de golpe para que no se me ponga malo), directamente no uso ninguna bolsa: se lo doy tal cual al frutero para que lo pese y luego lo coloco en mi bolsa de tela. Si necesito más unidades y tengo que pesarlas juntas, yo personalmente utilizo las Bolsetas, unas bolsas hechas con tejido de malla que puedes reutilizar tantas veces quieras y que son muy prácticas. Además de que están fabricadas en Barcelona por personas en riesgo de exclusión social, lo cual me acabó de animar a comprarlas. Pero hay muchísimas alternativas, os pongo algunos ejemplos aquí, aquí y aquí.

Bolsetas
Bolsas reutilizables
Compra zero waste

4. Comprar a granel

Desde que empecé en esto del zero waste me he dado cuenta de que prácticamente todo lo que normalmente compramos empacado se puede comprar a granel. Pasta, cereales, harinas, legumbres, especias, frutos secos y hasta productos de limpieza del hogar. Hay tiendas especializadas en productos a granel, pero en realidad puedes encontrar cosas a granel en muchos sitios, especialmente si optas por comprar en tiendas de barrio y no en grandes cadenas de supermercados. Los súpers ecológicos también suelen tener una parte de opciones a granel.

  • ¿Por qué comprar a granel?

El motivo más evidente, porque reduces tu consumo de plástico y envases innecesarios. Pero además, comprando a granel, compras solo lo que necesitas y la cantidad que necesitas, lo que te permite ahorrar dinero. Personalmente, desde que compro a granel me dura mucho más lo comprado, con lo que mi gasto en comida es mucho menor que antes. Por último, muchas cosas a granel suelen ser ecológicas o de proximidad, por lo que, si como a mi te preocupa también este aspecto, es otro punto a favor a tener en cuenta.

 
  • ¿Cómo comprar a granel?

Lo más probable es que no tengas una tienda a granel a la vuelta de la esquina, como sí ocurre con las grandes cadenas de súpers. Por ello, ir cada semana a una tienda a granel puede ser algo engorroso. ¿Qué hago yo? Hago una compra al mes de cosas a granel, que normalmente me duran 1 mes o incluso más tiempo. El día que hago la compra, me llevo mis tarros de cristal reutilizados y limpios (los típicos de legumbres, salsas o demás conservas) para rellenarlos directamente en la tienda. Yo siempre voy con tarros, pero lo cierto es que también puedes ir con bolsas de algodón o de tela para rellenarlas y llevarlas a casa.

 
  • ¿Dónde comprar a granel?

Como he comentado, comprar a granel puede parecer algo muy complicado si no tienes la información necesaria. En Barcelona existen varias tiendas donde comprar a granel (y cada vez más) pero seguro que si te informas podrás encontrar una tienda cerca de tu localidad. Otra opción, como ya he comentado, es comprar en comercios »del barrio» donde seguro que tendrán más alternativas a granel. Yo he encontrado también opciones a granel en súpers ecológicos como Veritas o OBBIO, en Barcelona. Es cuestión de indagar un poco y organizarse. 

 

Tienda a granel

5. Pescado, carne y demás

Yo no tengo este ‘problema’ porque no consumo carne. Y aunque sí como pescado, no suelo comprarlo para casa y lo consumo principalmente cuando salgo a comer fuera (y me apetece). Pero si consumiera, o si algún día me apeteciera hacerme un salmón para cenar, lo que haría sería ir a comprarlo a una pescadería (¡viva los comercios de barrio!) y llevaría mi propio tupper. Mucha gente me dice que le da ‘vergüenza’ ir a comprar con tupper. La verdad es que muchos dependientes se quedan extrañados de primeras, pero luego siempre te sueltan el típico comentario de ‘¡Qué bien! Si más gente hiciera como tu…’. ¡Así que 0 vergüenza! Y si te ponen pegas, es tan fácil como no volver a esa tienda.

 

6. Opta por productos envasados en cristal o papel

Puede ser que aún sea muy pronto para ti para pasarte a las tiendas a granel, o no estés preparado para llevar tu tupper al hacer la compra. En este caso, mi recomendación es que busques siempre la alternativa en cristal o papel. En lugar de comprar la salsa de tomate en un tetrabrik, cómprala en un tarro de cristal (las hay, y son más buenas). Las legumbres, en cristal; el atún en lata no, mejor en un tarrito de cristal. ¿Por qué?

El cristal tiene una tasa de reciclaje del 100%, es decir, si no lo quieres reutilizar para otras cosas, lo puedes tirar en el contenedor de vidrio, se fundirá y se volverá a utilizar, sin que pierda calidad durante el proceso.

Otra alternativa es el papel. Aún hay cosas envasadas en papel, por ejemplo, las harinas o el pan rallado. El pan, cómpralo en la panadería, normalmente te lo darán en papel (aunque lo mejor es ponerlo directamente en una bolsa reutilizable para pan).

 

7. Antes de comprar piensa si de verdad lo necesitas

Mi principal truco es pensar dos veces antes de comprar algo que está envasado. ¿De verdad lo necesito? ¿Lo puedo comprar a granel? ¿Lo puedo hacer yo misma? Son las preguntas que me hago. Si no pasa este ‘filtro’, entonces sí lo compro.

 

8. ¡Hazlo tu mismo!

Finalmente, siempre puedes tratar de hacer las cosas tú mismo. Yo me hago las salsas, el hummus y las hamburguesas vegetarianas (por el momento). Hago suficiente como para no tener que hacerlo cada semana (tampoco quiero ser una esclava del zero waste) y congelo el resto. Zumos envasados hace mucho tiempo que no compro, porque prefiero hacerme mis smoothies/zumos con fruta fresca, o fruta que tenga congelada.

Y recuerda, ¡no hace falta que apliques TODOS estos cambios DE GOLPE! Selecciona los que te parezca que puedes hacer más fácilmente, y luego ya irás a más.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Cintia Guich Nonis .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Webempresa Europa S.L.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.